Shane, Vince y Stephanie McMahon.

La familia McMahon

Preguntadme por qué me gusta la familia McMahon, si hablamos de la WWE desde el punto de vista de la gestión.

Me gusta mucho la familia McMahon porque aparte de la mejor o peor visión que puedan tener del negocio, que es buena a todas luces: no hay más que mirar los resultados económicos de la compañía, conocen ese negocio. Y lo conocen porque aunque se trata de una empresa multinacional, conserva parte del espíritu familiar con el que nació desde el punto de vista que la familia ocupa los principales puestos directivos.

Vince McMahon con su hija y yerno Stephanie y Triple H.

Eso no es extraño. En España, o en cualquier otro país, encontramos empresas familiares en las que los directivos simplemente lo son por tener uno u otro apellido. En este caso concreto sería el McMahon. Pero lo que hace especial a esa familia, la McMahon es que todos los que están en la compañía la han conocido desde abajo. Pasando por todos los puestos, incluso por el ring (Stephanie McMahon, el propio Vince McMahon, y ahora mismo Shane…). Interpretando uno u otro rol, alguno de los cuales, como por ejemplo los de Stephanie, entremezclaron la realidad de su historia de amor con Paul Levesque, más conocido como Triple H.

Todos han pasado por ahí: Vince, Stephanie, Shane, e incluso Lynda (mujer de Vince y actualmente en la administración Trump). Por eso me gusta la familia McMahon, porque trabajan y saben en lo que trabajan. Unas veces con ideas acertadas, otras algo menos.. normal, con X años de historia a la espalda. Pero los resultados son innegables.

(Visited 40 times, 1 visits today)

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*